La cocina de Costa Rica es generalmente bastante saludable y balanceada, con carnes y vegetales frescos, hierbas y especias. La comida no es picante, como la mexicana, como creen muchos viajeros. El arroz y los frijoles constituyen los ingredientes básicos en casi toda la cocina costarricense. Una comida típica es el casado, cuyo nombre se refiere al eterno “matrimonio” de sus ingredientes. Consiste de arroz y frijoles, carne o pescado, plátanos fritos y ensalada de repollo y tomate.

La gastronomía de Costa Rica, llamada cocina criolla, está influenciada por tres variantes: la aborigen, la española y la africana. Los principales aportes de la gastronomía indígena son el tamal, la patata, el maíz, la yuca y el ayote. Los españoles introdujeron la carne de vaca y el trigo, por lo que se empezó a crear una cocina mestiza.

Es importante promover el turismo y la alimentación saludable a través de la gastronomía nacional, que incluye platillos típicos e ingredientes autóctonos.

El objetivo es rescatar la cultura y comida costarricense, apoyar a los pequeños agricultores y promover la siembra de productos orgánicos, además de producir un impacto positivo en la salud de las personas.

Un plan de estos toma importancia cuando tenemos un país con altos índices de cáncer gástrico, hipertensión, diabetes y obesidad.

En relación al aporte cultural del plan, muchos restaurantes extranjeros han incluido en su menú platillos nacionales como parte del proyecto.

La gastronomía se ha convertido en uno de los incentivos más importantes para los viajes, y los países deben contar con estrategias puestas en marcha para fortalecer la calidad, la variedad y singularidad de los productos autónomos de su destino.